CONFUER apoya el Centro Audiovisual DREAMLAND como base de un modelo económico digital que ha venido para quedarse

Las patronales empresariales tenemos el deber de velar por el tejido productivo privado como motor de crecimiento social y económico. Parte de nuestro cometido implica el apoyo a proyectos audaces que ayuden a mejorar
a la sociedad y al resto de empresarios.

En una isla como Fuerteventura la apuesta es todavía más necesaria. Vivimos en realidades insulares con una escasa implantación industrial, pegados a la realidad del monocultivo del turismo, sometidos a vaivenes que, acontecimientos como la pandemia de COVID o la Guerra de Ucrania, nos recuerdan la fragilidad de nuestro futuro.

Hemos pasado en Fuerteventura muchas penalidades y en estos momentos somos una sociedad avanzada, pero hay que dar un paso más. Apuestas como el Parque Tecnológico, a medio largo plazo, son necesarias para la isla, pero hay otras alternativas que ya son parte de nuestras vidas y generan riqueza y empleo en la isla.

En estos tiempos que corren las posiciones contrarias al crecimiento económico siguen llegando de personas que, ajenas a nuestra isla, tratan de torpedear el crecimiento por la vía de las noticias falsas, alterando la percepción real de lo que las personas de Fuerteventura demandan.

Ya está bien de que se siga haciendo caso a pequeños grupos de alborotadores que pretenden vivir en el pasado, cuando la isla dejaba un reguero de miseria y dependencia del exterior.

También defendemos el valor de Fuerteventura frente a otras oligarquías que pretenden que nuestros hijos dependan de las administraciones públicas o que acaben recalando irremediablemente en el sector servicios, es tiempo que dejemos atrás ese mundo gracias a las nuevas maneras y oportunidades que nos brindan proyectos como el de DREAMLAND STUDIOS.

Nos referimos a la industria audiovisual. El mundo ha cambiado y la interconexión de redes de fibra óptica nos libera del lastre de la insularidad de cara a la generación de obras y contenidos. Ya sea el cine, los videojuegos, como la realidad virtual o aumentada, es esta la industria más rentable del mundo.

El Régimen económico y Fiscal de Canarias nos da una oportunidad única para desarrollar esta industria en Fuerteventura, no aprovecharlo sería un error que lamentarán las generaciones futuras.

Apuestas como el Centro Audiovisual DREAMLAND vienen a crear el marco donde se puedan desarrollar todos estos contenidos, donde además se formarán nuestros jóvenes para participar por vez primera en la nueva revolución industrial de la era digital. Y es este tipo de apuestas las que tenemos que mimar, ayudar, cuidar y apoyar sin fisuras si queremos tener un futuro para nuestros jóvenes más allá de la hostelería.

Además, desde la RESERVA DE LA BIOSFERA se deja claro la idoneidad del suelo para esta iniciativa, junto a una autovía que ya ha antropizado la zona. Este organismo garante de la lucha por nuestro territorio ha hablado, en este sentido todas las demás mentiras dejan de tener sentido.

Nada va a sustituir al turismo como motor económico de la isla, pero si es nuestro deber crear el marco para que nuevas realidades laborales den oportunidades nuevas.

Desde la Confederación de Empresarios de Fuerteventura apoyamos esta propuesta empresarial de DREAMLAND STUDIOS, basada en empleo de calidad y desarrollo tecnológico, un espacio de futuro del que se sentirán orgullosos en futuras generaciones.

Fdo.: Eduardo Hernández Navarro
Presidente de CONFUER

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: