En plena crisis económica, es un acto de irresponsabilidad de la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento capitalino renunciar a una subvención de 120.000 euros.

La Concejalía de Deportes del Ayuntamiento capitalino renunció a  120.000 euros que el Cabildo de Fuerteventura destinó para subvencionar actos y eventos deportivos. Según el artículo publicado en la web del consistorio:

– La Concejalía decidió asumir el riesgo de aplazar los actos y eventos que ocasionasen, como el “Ocean Lava”, una gran inversión para los patrocinadores; haciéndose cargo íntegramente el Ayuntamiento de los gastos económicos en el supuesto de que finalmente los actos y eventos deportivos se celebrasen. A fecha de hoy, la tercera edición del “Ocean Lava” está convocada para el próximo 10 de octubre de 2020 y el patrocinador principal es el Ayuntamiento capitalino. Una vez más, una mala decisión política  supone un gasto innecesario de dinero público ya que el evento se podría haber financiado con la subvención o haber llegado a un acuerdo desde el principio con los patrocinadores sobre el reparto del gasto.

– La Concejalía renunció a la subvención porque estaba dirigida exclusivamente para la realización de actos y eventos deportivos municipales. Sin embargo, el Cabildo, excepcionalmente, amplió este año la ayuda a “(…) los gastos de funcionamiento (gastos corrientes, transportes y arbitrajes) (…), los proyectos de especial atención e interés deportivo y de los Colectivos de atención especial. (…)”. Además, el hecho de que el plazo de 10 días para entregar los documentos finalizase un día antes de que se decretara el estado de alarma fue una mera coincidencia que no afectó al plazo administrativo de 10 días que tenía la Concejalía para presentar la solicitud, sobre todo contando con un sistema informatizado de registro.

Finalmente, la dificultad para justificar gastos de preparación de actos y eventos deportivos que no se celebren, no justifican la renuncia ya que es una función más que compete a la administración.

En plena crisis económica, una institución pública no puede rechazar una subvención en base a una situación de incertidumbre como la que estamos viviendo. Es precisamente ahora cuando los ciudadanos esperan que las instituciones que les representan demuestren su fortaleza y capacidad de gestión, anticipándose y dialogando con todas las partes desde el principio y no como última medida para dar solución a un problema ocasionado por inacción del propio consistorio. La mejora de las instalaciones deportivas debía haberse acometido con anterioridad al estado de alarma y su adecuación a las nuevas exigencias sanitarias debía haberse planificado con la antelación necesaria para garantizar un uso adecuado y seguro para todos sus usuarios.

Voiced by Amazon Polly

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat