Nos salen caros ( Romancillo fúnebre )

Con el día de todos los santos, publicamos este Dardo Cerbatano de nuestro amigo Juanele.

Pagó las coronas
y también el duelo;
pagó las esquelas
que cuestan un “güevo”.

Y pagó la caja,
de pino gallego,
y se la cobraron
de caoba o cedro.

De aquel tanatorio,
recibo postrero
y del funeral
llegáronle luego.

El nicho, reducto
del descanso eterno,
está “por las nubes”,
pero no en el Cielo,
sino, que lo diga
el Ayuntamiento.

Y ya tiene guasa,
con tanto dispendio,
que encima el difunto
se fuera al infierno.

El deudo, sin duda,
pagó buen entierro;
 y el saldo bancario
 quedóle tan menguo
que, entonces, contrito,
meditó un momento:
¡Dios mío, qué caros
nos  cuestan los muertos!

                                                                                             31.5.1994

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat